Gobierno Nacional de Panamá

Riesgos de los juegos pirotécnicos

Domingo, 23 de Diciembre de 2018

Artículo de opinión. Todos los años el Ministerio de Salud (MINSA) advierte a la población de los riesgos de la manipulación de los diferentes tipos de juegos pirotécnicos que existen, pero aun así siempre tenemos pacientes quemados, sobre todo niños, que en muchas ocasiones desarrollan complicaciones permanentes.

En la mayoría de los casos, estos "accidentes" son responsabilidad de los adultos y qué triste es que los padres le provoquemos lesiones a nuestros hijos. Pero para evitar esto, debemos pensar antes de comprar y manipular estos "juegos", que muchas veces, por ignorancia, los catalogamos de inocuos e inofensivos.

Actualmente, las quemaduras por juegos pirotécnicos son motivo de consulta frecuente en esta época en los cuartos de urgencias, principalmente en la población pediátrica. Sin embargo, no hay que descartar aquellas quemaduras provocadas por líquidos calientes y por contacto con objetos calientes, sobre todo en áreas de cocina. Alejemos a los niños de las cocinas.

Hay dos mecanismos a través de los cual estos fuegos artificiales pueden comprometer la salud de las personas:

- La explosión del dispositivo hace que se emita una fuerza de impacto, entre este y las manos de quien lo enciende. Esta fuerza puede desprender la piel, uñas, dedos e incluso la mano, dependiendo del tamaño del dispositivo y la cantidad de pólvora.

- La quemadura provocada por el fuego del dispositivo, llevando a complicaciones, desde el cambio de piel con cicatrices, con incapacidad para mover adecuadamente la extremidad afectada, hasta la necesidad de amputar los dedos o manos.

Estas complicaciones son permanentes. Una vez ocurrida solo podemos tratar de limitar el daño. La "ilusión" de los fuegos artificiales es de minutos, las quemaduras en manos y cara son permanentes. Debemos pensar antes de "jugar".

La principal recomendación es la prevención, es decir, no utilizar o exponer a niños a este tipo de juegos, aun cuando sean considerados "inofensivos". Cualquier situación que ponga en riesgo la salud del niño es responsabilidad de los padres o del adulto tutor. Un niño NO debe manipular un juego pirotécnico.

Los primeros auxilios consisten en lavar la herida con agua por aproximadamente 20 minutos, cubrir con algo estéril o limpio y llevar al médico lo antes posible. No debemos utilizar remedios caseros como pasta de diente, café, mantequilla, aceite, hojas de plantas, etc.

El Ministerio de Salud de Panamá recomienda lo siguiente:

- Los niños jamás deben jugar con fuegos artificiales, ni con las “estrellitas” llamadas "inofensivas".

- Los adultos que manipulen juegos pirotécnicos deben hacerlo en lugares abiertos, lejos de árboles y con protección ocular.

- Si es testigo de una quemadura por fuego artificial use SOLO AGUA sobre la herida y lleve al herido al centro médico más cercano. Conserve la calma.

Por favor, una vez más, recuerde que el niño se deja llevar por la ilusión de las luces, los adultos nos debemos dejar llevar por nuestro cerebro, no permita que los niños jueguen o estén cerca de estos dispositivos. No es mejor padre el que más complace, sino el que mejor aconseja y protege.

Miguel A. Mayo
@mayogastro
El autor es Ministro de Salud