Gobierno Nacional de Panamá

Dieta navideña y salud

Domingo, 16 de Diciembre de 2018

Artículo de Opinión. Se acercan las fiestas navideñas, época en la que acostumbramos a comer no solo más, sino también alimentos poco usuales. Trataremos de dar unas recomendaciones que eviten el arrepentimiento posterior al mes de diciembre. 

En realidad, la comida navideña suele ser muy alta en calorías, sobre todo por su alto contenido en grasas y licor. Si a esto añadimos que las reuniones por la época (navidad, graduaciones, fiestas de fin de año de las oficinas, etc.) son mucho más frecuentes, hay que tener mucho cuidado con lo que se come y con la cantidad que se come. 

La primera recomendación es que tenemos que saber que esta comida tiene un alto contenido calórico, por ejemplo: una porción de jamón puede llegar a tener 600cal, una de arroz con guandú, 500 cal, un tamal mediano, hasta 300 cal, ensalada de papas (con mayonesa), 450 cal, puerco asado (con “salsa gravy”), 550 cal. Si a esto añadimos, turrón, dulce de frutas, rosca de pan, ron ponche, vino, etc., una cena navideña puede llegar a tener el doble o triple de la cantidad de calorías que normalmente ingerimos en un día completo en otra época del año. Todos los días, recuerde este listado de calorías y téngalo presente cuando se dice la comida. 

Después de este “golpe de realidad”, debemos hacer algo para evitar ese “arrepentimiento” en el mes de enero, donde todos queremos ir al gimnasio, que por cierto es un deseo fugaz, ojalá durara más tiempo. 

Las recomendaciones que podemos darle es que se sirva la comida en un plato pequeño, no repita (por muy buena que esté), tome mucha agua antes de servirse y evite el exceso de alcohol.  Es importante incluir en la dieta vegetales verdes. Trate de evitar los dulces o al menos no coma todos. 

Cumplir con todas las invitaciones no quiere decir que tiene que comerse toda la comida. Siempre piense en cómo se sentirá al día siguiente, pero piénselo antes de comerse el plato entero. 

Por otro lado, está la costumbre de guardar el sobrante para el desayuno del día siguiente. Por lo que una cena alta en calorías se convierte también en un desayuno abundante. Trate de compartir el sobrante con otras personas en la reunión y evite guardar mucha comida.  Si lo hace recuerde que debe estar herméticamente cerrada y refrigerada de inmediato. No deje la comida fuera de refrigeración durante la noche. 

Mientras sigue estas recomendaciones no puede dejar de hacer ejercicios, por lo que debe caminar todos los días. 

Miguel  A.  Mayo
@mayogastro
El autor es Ministro de Salud.