Gobierno Nacional de Panamá

Crisis migratoria y atención en salud

Miércoles, 29 de Mayo de 2019

Artículo de Opinión. En las últimas décadas, las migraciones entre países han aumentado de manera significativa.

Es importante hacer la diferencia entre las personas que migran a otros países a consecuencia de su trabajo o profesión y las que lo hacen en forma regular, con los permisos legales que se requieren. 

Otros son los que lo hacen por problemas sociopolíticos en sus lugares de origen, llamados migrantes irregulares.

Para estos últimos, Panamá es un país de paso, ya que su destino final es Estados Unidos de América.

En este artículo nos referiremos a los migrantes irregulares. Los que pasan por Panamá provienen en su mayoría de Cuba, Haití y del continente africano. 

Su travesía empieza en Brasil (africanos) y Ecuador, de donde migran a Colombia y a través de este país, por el golfo de Urabá,llegan a Panamá por el área de La Miel (comarca Guna Yala).

De ahí, son guiados por los estamentos de seguridad hasta unos albergues en Darién.

Todas estas personas reciben atención médica básica, pruebas rápidas de VIH y de malaria (sobre todo los africanos) y vacunación(sarampión, difteria, fiebre amarilla y otras).

Además, todos son registrados y revisados sus antecedentes legales. Permanecen unos días ahí, antes de ser trasladados a Gualaca, donde esperan en un albergue hasta que tengan sus permisos para seguir su tránsito hacia el norte.

Esta “barrera epidemiológica” es fundamental para proteger a nuestros habitantes.

Estas personas deben recibir atención médica solo por su condición de seres humanos.

La salud es un derecho fundamental que no se puede ni se debe negar a las personas. 

Hemos convocado reuniones con los países de tránsito de estas personas para poder mantener la comunicación de las características de cada uno de los migrantes y así poder disminuir el riesgo del ingreso de alguna enfermedad.

Se han realizado varias de estas en las reuniones de la OPS y de la OMS.

Se ha acordado unificar una tarjeta de información básica, muy probablemente electrónica, para poder compartir entre los países que recibimos a estas personas y así poder ofrecer mejor atención y de manera eficiente.

Esta situación no desaparecerá en el corto plazo, y Panamá seguirá siendo un país de tránsito, por lo que es importante tener unalbergue con las facilidades necesarias para la mejor atención de estas personas y poder ofrecerles las comodidades mínimas que un ser humano requiere.

Miguel Antonio Mayo
mmayo@minsa.gob.pa/ @mayogastro
El autor es Ministro de Salud