Gobierno Nacional de Panamá

Beneficios del sistema único de salud

Lunes, 27 de Mayo de 2019

Artículo de Opinión. Como hemos dicho en anteriores artículos, la presencia de un doble sistema de salud pública en Panamá, ha ocasionado grandes distorsiones, pero la peor, es la ineficiencia.
 

Al evolucionar hacia un sistema único de salud se pueden obtener múltiples beneficios. De entrada, dejarían de existir esos conflictos de interés de las instituciones, donde tienen que regularse y a la vez, proveer salud.
 
El sistema único de salud constaría de una entidad reguladora de las políticas de salud, que evidentemente tiene que ser el Ministerio de Salud, que junto con las labores regulatorias, debe ejecutar las funciones esenciales de salud pública. Ante esta situación, no tendrá conflictos en ejercer las normas de forma libre y hacerlas cumplir de manera eficiente.
 
Por otro lado, una sola institución que brinde atención, elimina la duplicidad y pudiera manejar de forma más eficiente todas sus funciones y recursos. Sus funcionarios se refugian bajo las mismas normas (no más diferentes reglamentos a iguales funciones).
 
Podría hacer las modificaciones necesarias entre regiones de salud sin la dificultad de lidiar con diferencias legales de varias instituciones. Tendríamos un solo standard de atención, por lo que todos los panameños sería atendidos con los mismos protocolos de atención médica. El recurso humano muy especializado, en una sola institución, con grandes beneficios a los pacientes.

Las pacientes podrían ir al centro más cercano, sin necesidad de viajar largas distancias para llegar a una de la CSS o del MINSA, según sea el caso. Se atendría a las personas por su génesis de ser humano y no por su status laboral.

¿Qué institución sería la encargada de proveer los déficits de salud? Podría ser la CSS u otra, pero lo importante es que sea una sola.

El financiamiento debe ser mixto. Los empleadores y empleados, como hasta ahora y el Estado, por los desempleados (fondos que serían sacados del presupuesto de atenciones del Minsa, que dejaría de tener esa función).

Definitivamente, un sistema vertical (un ente rector, un ente proveedor y financiamiento mixto), ayudaría a optimizar los recursos en un país tan pequeño como Panamá.  
 
Miguel Antonio Mayo 
mmayo@minsa.gob.pa / @mayogastro
El autor es Ministro de Salud