Gobierno Nacional de Panamá

Artículo de Opinión: Reto en Salud en los próximos años

Domingo, 12 de Mayo de 2019

El autor es Médico y Ministro de Salud.

Como hemos dicho en artículos anteriores, la salud es un fenómeno intersectorial y como tal está expuesto a riesgos en otras áreas que puede sufrir la sociedad. Muchos de estos, eventos cíclicos, otros, independientes.

En un análisis realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) se exponen algunas situaciones que pueden representar un riesgo a la salud pública de cada país y, por supuesto, Panamá, no escapa de esto. Enumeraremos algunos de estos retos o riesgos.
- Cambio climático. La contaminación ambiental es, desde hace rato, una situación que ha causado muchas muertes prematuras en el planeta. La OMS informó que en el 2016, 600mil niños murieron por infecciones pulmonares secundarias a la contaminación ambiental. El más grave contaminante es el combustible (diésel, gasolina), por lo tanto, hay que usar más el Metro y menos los carros. A los transeúntes, la recomendación es caminar por calles menos transitadas y en horas de menos tráfico.
- Atención primaria en salud. Los sistemas de salud están en crisis por el alto costo de la tecnología y de las medicinas. Hay que aumentar la capacidad resolutiva en el primer nivel se atención. Por esto es fundamental, que se continúe la estrategia de mejorar los centros de salud con recurso humano y equipamiento. Ya en Panamá se han impactado más de 100 centros de atención primaria, pero falta otra cantidad similar. Por otro lado, implementar los protocolos de atención y continuar con la extensión de los horarios de atención en estos centros. Por supuesto, absolutamente necesario continuar la prevención de las enfermedades.
- Brote de influenza. Se pronostica un nuevo brote de influenza por un virus más agresivo de los actualmente circulantes. Creo que es muy importante continuar y aumentar, de ser posible, la cobertura de vacunación para esta enfermedad. Panamá demostró al mundo en el 2016 que sí se puede vacunar a gran parte de la población y cambiar la Epidemiología del brote.
- Resurgimiento de “viejas” enfermedades. Por diversas razones (migraciones, desatenciones, etc), algunos países pueden empezar a ver algunas enfermedades virales que no se veían antes, como sarampión, difteria, fiebre amarilla y otras, por lo cual hay que aumentar la cobertura de vacunación y parasitarías, como malaria. Hay que estar vigilantes, sobre todo en las áreas fronterizas y puertos de entrada al país. Es fundamental que todos los migrantes sean evaluados en los puntos de entrada.
- VIH/Sida. En Panamá hay alrededor de 18 mil personas que viven con VIH/SIDA. La mayoría, ahora, se diagnostican en estadios tempranos, precisamente por la gratuidad y masificación de la prueba, pero aún hay alrededor de 350 personas que se diagnostican en estadios avanzados. Es muy importante la educación sexual y por otro eliminar el temor a hacerse la prueba. Existe en nuestro país, todas las medicinas para tratar a estos enfermeros. Con el apoyo del despacho de la Primera Dama, Panamá es uno de los países del continente más cercano a cumplir la meta de ONUSIDA (90-90-90). Estas estrategias deben continuarse y mejorarse aún más.
- Enfermedades no transmisibles. El 70% de las muertes se debe o está asociada a algunas de estas enfermedades (cardiovasculares, respiratorias, obesidad, cáncer). Son prevenibles la inmensa mayoría de las veces, pero la gente debe entender esto. Para esto se requiere cambio de conducta de la población y es necesario que las campañas de prevención continúen y se aumenten. Los censos de salud han detectado a una gran cantidad de personas que están enfermas y que no lo sabían, ahora están en tratamiento (prevención secundaria) y deben disminuir las complicaciones de estas. Sin duda, mejora la calidad de vida, pero además hace más sostenible el sistema de salud.
Acceso a medicamentos. Debido a una gran cantidad de años viviendo con estilos no saludables, tenemos hoy día un consumo de medicinas que sobrepasa la producción mundial. Esto no solo aumenta el precio, sino que realmente no hay suficientes para todos lo que necesitan. Ya han empezado reuniones al más alto nivel para aumentar la producción de medicinas, pero la solución real es empezar con estilos de vida saludables, para no necesitarla.

Para tener éxito ante estas posibles eventualidades es necesario tener un sistema de salud resiliente y con una vigilancia epidemiológica eficiente, como es el caso de Panamá. Pero las políticas que se han empezado en ese sentido deben continuarse, y las que se pueden mejorar, entonces implementar las medidas para lograr la meta.

Miguel A. Mayo

@mayogastro