Gobierno Nacional de Panamá

Artículo de Opinión: El porqué de la vacuna contra la fiebre amarilla

Domingo, 8 de Abril de 2018

Escrito por Miguel A. Mayo
Médico y Ministro de Salud.

La fiebre amarilla es una enfermedad viral producida por el virus de la fiebre amarilla y transmitida por el mosquito Aedes aegypti. Los síntomas son fiebre, dolor de cabeza, ictericia (color amarillo-verdoso de los ojos y orina), dolores musculares, náuseas y vómitos. Un porcentaje no despreciable de personas desarrollan síntomas graves y de estos, pueden morir hasta la mitad. Lo bueno es que es una enfermedad que puede prevenirse a través de una vacuna que confiere protección al 98% de personas que se les coloca y que con una dosis es suficiente para protección permanente.

En Panamá, no hay casos de fiebre amarilla desde 1972, y en este momento se está realizando un estudio para demostrar la ausencia del virus en los monos.
El reservorio del virus (animal que porta el virus en sangre) y que infecta al mosquito cuando es picado por este, es el mono. El Instituto Conmemorativo Gorgas está realizando el estudio para demostrar la ausencia del virus en los monos y este debe terminar en el año 2020. Por esta razón, Panamá aún está en la lista de riesgo de la Organización Mundial de la Salud y por el reciente brote en Brasil (2016-17), algunos países exigen que todos los viajeros que procedan de Panamá (y de todos los países que están en esta lista) deben tener la vacuna contra la fiebre amarilla.

Los países que exigen la vacuna son: Aruba, Bahamas, Bolivia, Bonaire, Ecuador, Guyana, Honduras, Jamaica y Nicaragua. Panamá, a su vez, la exige a todo viajero que proceda de Brasil. Importante saber que la protección posterior a la colocación de la vacuna se logra a los diez (10) días, por lo que la vacunación debe ser al menos, con diez días de anticipación al viaje.

Es una vacuna “especial” porque no es parte del esquema de vacunación usual en Panamá y es considerada una vacuna de viajeros, por lo que se pone en ciertas instalaciones y no en todos los Centros de Salud. Recomendamos a los viajeros frecuentes que se coloquen la vacuna y guarden ese carnet junto al pasaporte.

Sin duda, la vacuna es la mejor medida para evitar el contagio, pero no se puede vacunar a menores de un año, ni a mayores de 60 años. Además, quedan exentas de la vacunación, las embarazadas, excepto cuando hay brotes o epidemias. En Panamá, se han hecho esfuerzos importantes para adquirir más vacunas a través del fondo rotatorio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y poder aumentar la cobertura.

Por otro lado, la reducción de la población del mosquito, a través de la eliminación de los criaderos, es la medida más eficaz que la población puede hacer para evitar la transmisión del virus. Esta es una actividad que TIENE que ser continua y cuya responsabilidad es de la población.

Dr. Miguel A. Mayo
@mayogastro