Gobierno Nacional de Panamá

Artículo de Opinión: El envejecimiento de la población panameña

Lunes, 10 de Julio de 2017

Escrito por Miguel A. Mayo

El envejecimiento de la población se debe básicamente a la combinación de dos factores: la disminución sostenidas de las tasas de fecundidad (nacimientos vivos entre el numero de mujeres en edad fértil) y el aumento de la esperanza de vida al nacer (la gente vive más años que antes).

Por lo tanto, el envejecimiento, aunque puede considerarse un éxito en las políticas de salud pública y desarrollo económico de los países, también constituye un reto para la sociedad.

Este cambio demográfico tiene un impacto socio-cultural importante y nos obliga hacer modificaciones para prepararnos al mismo.

Entre estas están:

- Adecuaciones a las personas de la tercera edad. Eliminar las barreras arquitectónicas que impiden a una persona de estas características, transitar adecuadamente en las ciudades (aceras, baños públicos, etc).

- Áreas de esparcimiento para la población de tercera edad (clubes sociales, hospitales de día, etc). En el hospital de Bugaba y en el de La Villa se están diseñando áreas para cumplir con esta misión.

- Programa de prevención de enfermedades crónicas (diabetes, hipertensión, depresión, demencia, etc).

- Formación del recurso humano especializado para el manejo de estas personas. En salud se han aumentado las becas y cupos para formación de médicos familiares y geriatras. La planificación del recurso humano es básica para lograr el éxito.

En Panamá, la península de Azuero, en especial la provincia de Los Santos es la que tiene la población más vieja, con la esperanza de vida al nacer más alta (alrededor de 80 años).

Para que el envejecimiento sea un éxito, por un lado el gobierno debe adecuar las estructuras como se dijo antes y por otro, las personas deben tener un estilo de vida saludable desde jóvenes y planificar en forma adecuada su jubilación.

Es decir, como siempre decimos, cada uno es el responsable de mantener su estado de salud y proteger a sus familiares.

El Censo Nacional de Salud Preventiva que se lleva a cabo en Panamá ha demostrado que las personas mayores de 40 años padecen de una serie de enfermedades que pudieran ser discapacitantes en el futuro, por lo que desde ya, se están tomando las medidas para iniciar el tratamiento de estas personas y puedan mantenerse funcionales y productivos más allá de la tercera edad. Este tipo de estrategia (el censo de salud preventiva), inédito en el mundo, nos da herramientas para empezar el tratamiento en personas que aunque no tienen síntomas, podamos descubrir que están enfermas y así, poder evitar complicaciones posteriores.

* El autor es médico y ministro de Salud.

Miguel A. Mayo Di Bello

mmayo@minsa.gob.pa