Gobierno Nacional de Panamá

Artículo de Opinión: Cáncer de próstata

Lunes, 2 de Octubre de 2017

El cáncer de próstata es la neoplasia maligna más común en Panamá y en el resto del mundo y constituye la primera causa de muerte por tumores malignos en nuestro país.

Esta realidad se comparte en Europa y los Estados Unidos. Para el año 2015, en Panamá, se registraron 336 muertes por cáncer de próstata, correspondiendo al 11% de las muertes por tumor maligno y con una tasa de mortalidad de 8.5.

En términos globales para esta década, hay 3 enfermos por cada muerte, para una tasa de letalidad del 34.2%. Esta letalidad es dependiente de lo avanzado del tumor en el momento del diagnóstico. De ahí la importancia de hacer los estudios de prevención, es decir, el tacto rectal todos los años después de los 40 años.

¿Qué podemos hacer para prevenirla?

El gran problema en esta patología, es la dificultad inherente a distinguir entre la enfermedad agresiva y la indolente (lento progreso).

Se estima que el 10% de los casos corresponde a tumores hereditarios, donde hay parientes con diagnóstico de cáncer y que merecen ser sometidos a una prueba en edades más tempranas de lo usual.

Es decir, si usted tiene hermanos, tíos, abuelos, primos con cáncer de próstata, debe acudir a su médico. El tacto rectal y el uso del antígeno prostático específico (APE o PSA) acompañados del ultrasonido de próstata serán utilizados para la detección del cáncer.

El APE o PSA como prueba de “screening” o diagnóstico se encuentra en el ojo de la tormenta del debate de la salud pública. Debe entenderse que es una prueba muy sensible, que solo detecta enfermedad prostática, sin definir siempre si es benigna o maligna.

El problema es que en sus etapas iniciales, es asintomático (no produce síntomas), o síntomas obstructivos muy leves, por eso es importante examinarse aunque no se tengan síntomas.

Nuestra meta es tratar esta enfermedad brindando a la población la información adecuada de sus riesgos, ofertando las pruebas diagnósticas y dotando a nuestras instalaciones de los equipos y recursos necesarios para el tratamiento efectivo.

Acuda a su médico, comente sus antecedentes, valore sus riesgos y escoja por la mejor opción, que nunca es no hacer nada. Este cáncer tiene tratamiento efectivo, es posible detectarlo tempranamente y podemos disminuir su letalidad.

La hombría no la define el no hacerse un examen rectal, precisamente, la define la decisión inteligente de hacerse las pruebas necesarias para cuidar su vida y proteger a su familia.

Miguel A. Mayo

@mayogastro